El Ayuntamiento de Barcelona da la razón a los ingenieros graduados en el conflicto con los ingenieros de segundo ciclo